Comparte
Ir abajo
avatar
Admin
Cantidad de envíos : 858
Edad : 31
Fecha de inscripción : 17/02/2009
Ver perfil de usuario

Boecio de Valis

el 27/4/2018, 19:13
Lo contrario de la fe no es herejía, es la indiferencia.
Elie Wiesel


Grito de Libertad

Amigos y demás seres con cuestionable empatía, si leéis estas líneas es que he muerto y retozo alegremente con Mystra. No lloréis por mí, la Señora de los Misterios sabe cómo tratar a sus adalides. Me desea.
Lo sé porque ella me lo dijo.
Mi historia empieza lejos de aquí, en la tierra salvaje. La guerra sacudía los clanes orcos, en una lucha que ya duraba décadas. Uno de los líderes tribales tomo a una humana para conseguir de esa unión un líder inspirador. Fiero como un orco pero astuto como un humano.
Palurdos ignorantes.
Su plan jamás  se llevó a cabo. Pues mucho antes de mi madurez, y  tras una vergonzosa derrota sobrevino una esclavitud todavía más humillante para nuestro clan. Un joven y carismático líder enemigo estaba uniendo a los clanes orcos. Manejaba peligrosa magia, la urdimbre sombría le rodeaba y le daba fuerza.
Lógicamente mi Señora no iba a permitir que experimentasen conmigo esos blasfemos aprendices de mago. Urdió un plan utilizando la influencia que tenemos (teníamos) sus seguidores. Los bardos cantaron en plazas y palacios, el dinero pasó de manos y, como suele repetirme Mystra, se hicieron algunos sacrificios.  Así nos va.
Apenas recuerdo el día de mi liberación. Tan solo el calor de un sofocante día de verano y la voz de mi querida Mys resonándome en la puta cabeza. Sus palabras atronaban tan algo que apenas me di cuenta de la matanza a mí alrededor.

- No morirás hoy querido, ahora eres solo para mí. Mi instrumento, mi venganza, mi amigo, mi amor... No lo olvides nunca y nunca te dejaré.

Me rescató el culto de Mystra  y me llevaron a Valis. Allí me convertí en un hombre, pese a mi naturaleza. Allí me convertí en Boecio, de Valis. Porque los días de barbarie terminaron el día que me rescataron de ese campo de trabajo. Y también, porque  pese a que no recuerdo nada de ella se lo debo a mi madre. Que los dioses la tengan consigo.
Esto es lo que quiero que recordéis de mí persona. Olvidad lo que los gordos y bien pagados voceros de los sacerdotes dicen de mí. Nuestra señora no es un ser indiferente al mal de este mundo. A Mystra no pueden comprarla con baratijas mágicas. ELLA ES LA MAGIA. Y nos la regala para que hagamos de este mundo un sitio mejor.
Me despido de vosotros con afecto. Me avergüenza reconocer que he perdido la esperanza en sobrevivir a esta persecución. Pero la Señora de los Misterios se mantiene optimista.
–No morirás hoy Boecio.  Ojalá tuviese fuerzas para creerle.

Siempre vuestro.
Boecio de Valis

_________________
"Que no está muerto lo que puede yacer eternamente. Y con los evos extraños, hasta la Muerte puede morir"
-El Necronomicón
Volver arriba
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.