Partidas de Rol y todo lo demás
 
ÍndiceÍndice  CalendarioCalendario  FAQFAQ  BuscarBuscar  MiembrosMiembros  Grupos de UsuariosGrupos de Usuarios  RegistrarseRegistrarse  ConectarseConectarse  

Comparte | 
 

 Reino de Kanderlen: La Casa Bolton

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Klins-DnD
Archi-Némesis de nvl 100
avatar

Cantidad de envíos : 248
Fecha de inscripción : 17/02/2009

MensajeTema: Reino de Kanderlen: La Casa Bolton   19/10/2009, 15:50

De momento pondré información básica.

Líder de la casa: Lord Robert Bolton.
Siguiente en la sucesión: Príncipe Agloval Bolton (Recién nacido, Lady Larya como reina regente).
Miembros de la familia: Robert, Larya, Agloval, Sussana, Danae y Catelyn.

Vecinos: Kailibaen (Al sur, regentes de la gran ciudad de Kanderlin), al norte los Davenport (Frontera con el reino de los Mordicant), al interior los Aserard (Fronterizos con otros 6, incluidos los Kanderley)

Los Bolton son una casa menor, unos nobles con tierras que han servido a los Kanderley desde hace unas cuantas generaciones. Aunque posiblemente de las más jovenes de entre las casas principales para los regentes cuenta con un territorio diverso y verde. El territorio más pequeño del reino, pero también rico en recursos.

La fuerza militar es pobre, comparada con la de otras casas, contando únicamente con 4 abanderados como familias vasallas (Las cabezas militares del territorio), sin terrenos pero con zonas de influencias en distintas villas del territorio y autoridad en ellos. Además del territorio que comprende la zona de fuerte Bolton.

Además de esos abanderados hay otras tantas familias nobles sin apenas poder e influencia que gozan de pequeñas fincas y viejos casones de lo que antaño fueron, sin demasiado valor económico o militar para la familia Bolton.

Los abanderados son (La cabeza de cada familia):

Jelim Afoldan, 42 años.
Linamar Ashton, 49 años.
Zalend Khalkan, 26 años.
Howan Celweth, 37 años.

El consejo del territorio está formado, según los deseos del recién llegado señor de Fuerte Bolton, por los siguientes integrantes:

Lord Robert Bolton (Hijo y heredero de Midgard Bolton)
Lady Laria de Khalendor (Madre y antigua regente tras la muerte del antiguo señor Midgard Bolton)
El capitán de fuerte Bolton y maestro de armas de la casa, Raybard.
El encargado de la servidumbre y tutor, el maestre Áldon.
El mensajero, y consejero del señor, el maestre Lucas.
El consejero de la moneda, Balthier el tesorero.
Banderizo y guardián de la costa norte, Lord Jelim Afoldan.
Banderizo y guardián de la costa sur, Lord Linamar Ashton.
Banderizo y guardián de los bosques y colinas del norte, Lord Zalend Khalkan.
Banderizo y guardián de la costa, Lord Howan Celeth.
Lord comandante de las fuerzas khalenas del sur, procedentes de los reinos de Khalendor, Ser Jerquit.


Última edición por Klins-DnD el 23/10/2009, 14:45, editado 2 veces
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://khalen.foroes.org
Klins-DnD
Archi-Némesis de nvl 100
avatar

Cantidad de envíos : 248
Fecha de inscripción : 17/02/2009

MensajeTema: Re: Reino de Kanderlen: La Casa Bolton   23/10/2009, 11:19

Noticias de fuerte Bolton:

- La llegada del jovencísimo y ahora Lord Robert Bolton ha causado un gran revuelo y ha provocado un golpe de efecto en el castillo. Su madre, hermanas y su recién nacido hermano le brindaron una cálida recepción el día de la feria cuando llegó. Se cuenta que sus más cercanos es un grupo de extranjeros entre los que hay Rizzianos, Khalenos e incluso ha tomado como escudero a un ghisí, algo que genera rumores y desconfianza en el pueblo.

- Con su llegada surgieron diversos sucesos que llamaron la atención de sus más cercanos y el pueblo. Con su llegada tuvo que lidiar con los intereses con los Davenport, dónde el hermano menor del señor noble de esas tierras, tras una mascarada, murió batiéndose por un duelo de honor tras el trato recibido por la casa Bolton, negativo tras el nuevo rechazo y el intento de asesinato en los bosques.
Se dicen que los culpables fueron encontrados y ejecutados.

- Lord Bolton ha consentido el asentamiento de un mercader de las lejanas tierras del norte, que, con su numeroso grupo de hombres de armas y otros tantos extranjeros se han asentado en Villabolton, allí tanto el pueblo como la guardia están inquietos por la presencia de tantos hombres armados y de fuera del imperio. Además, en el consentimiento se habla de un trato comercial que dejará exento de impuestos y con control total sobre el puerto a dicho mercader, Virthalion, puerto que ahora se encuentra en expansión con la nueva reforma, que pese al recelo por los recién llegados, ha sido aplaudida por el pueblo con júbilo al ver en ello nuevos horizontes.

- El impetuoso y joven señor es visto por el pueblo como un digno, y generoso, heredero. Con su llegada se han sucedido numerosos cambios y en el proceso ha demostrado su valía y su empeño por hacer las cosas él mismo, y, aunque muchos lo tachan de imprudente, creen firmemente que su señor con los años, aprenderá lo poco que le quede por saber. Sin embargo el pueblo está inseguro por los rumores que se han ido extendiendo por la constante movilización de las fuerzas militares que vaticinan una posible guerra o enfrentamiento con la casa vecina.

- La llegada de la joven Sussana ha causado expectación al venir acompañada del hijo de uno de los señores de las casas principales de Kanderlen. Nolan Sardell, reputado guerrero y ya comandante que luchó en las tierras del norte. Tan solo los más cercanos a la familia Bolton conocen el hecho de que ha presentado una declaración de intenciones al pretender a Sussana y solicitar que uno de los guardaespaldas de Bolton, que antaño provocó un agravio contra los Sardell les sea entregado para cumplir su castigo.

- Lord Bolton ordena la captura de un par de criminales causando una enorme expectación a la mañana siguiente de su captura, se habla de un asalto sangriento y sin contemplaciones que deja a la luz las drásticas medidas del señor. Ambos fueron llevados al fuerte, dónde fueron encerrados, y la mujer liberada poco después al reconocer Lord Bolton su error por tratar así a una supuesta princesa del sur. La susodicha escapa esa misma noche abusando de la hospitalidad de los Bolton y se organiza una gran búsqueda por la mujer desaparecida.

- Balthier es nombrado consejero de la moneda, relegando a un puesto secundario a Aldon, quien durante años había sido el encargado de gestionar las arcas de la casa Bolton. La decisión ha sorprendido en el castillo y se habla de un trato de favor hacia sus allegados, algo habitual entre señores, pero el recelo surge al tratarse de un extranjero. Su nombramiento tras un decreto sellado por Lord Bolton le convierten, junto a los Maestres y a Raybard en otro integrante del consejo sin sangre noble.

- Dos días más tarde de la fuga un esporádico y repentino incendio surge en fuerte Bolton, un pequeño grupo de inconformistas con antorchas corrieron por las calles y huyeron de la guardia mientras pudieron. En el proceso uno llega hasta Lord Bolton acompañado de Balthier y Ulrick acometiendo un intento de asesinato, fallido. Lord Robert Bolton pagará la reconstrucción de las casas consumidas por los fuegos, haciendo gala de su generosidad, sin embargo las malas lenguas le culpan de provocar con su llegada un mal mayor sobre las tierras de los Bolton.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://khalen.foroes.org
Klins-DnD
Archi-Némesis de nvl 100
avatar

Cantidad de envíos : 248
Fecha de inscripción : 17/02/2009

MensajeTema: Re: Reino de Kanderlen: La Casa Bolton   30/10/2009, 13:33

Los días transcurren con rapidez, tras los diversos acontecimientos sucedidos en Fuerte Bolton se avistan tiempos de paz, tiempos de paz para el pueblo. En el fuerte las cosas continúan a un ritmo acelerado y con las tensiones crecientes. Las nuevas órdenes y decretos mantienen al servicio y a los integrantes del fuerte alerta, atentos de no cometer errores que puedan señalarlos con o sin tener culpa alguna. La ejecución pública calmó la sed de sangre de un pueblo que empezaba a dudar de las medidas del señor y que con su acto ejecutor recobró su autoridad y legitimidad.

Con su leal y fiel guardaespaldas y espada juramentada, Nimrod Picotrueno, recuperado del duelo por campeones sufrido contra los Davenport, y su mejor guía de la región Thálamar Avemvair acompañaron a una comitiva hacia los dominios de villa. Sufrieron una emboscada en uno de los bosques donde tuvieron muchas bajas. Thálamar acabó envuelto en vendas y mientras todo ocurría, los caballeros Khalenos de Ser Jerquit llevaban a fuerte Bolton a Vithalion y su guardaespaldas. El trabajo en los muelles se ha ralentizado, la desaparecida mano de obra y material que pensaba traer Virthalion y no llegó ha paralizado un proyecto que ni si quiera ha durado 15 días. Balthier junto con Aldon deberá volver a reestructurar los gastos provocados por este nuevo suceso.

Todo sigue revuelto en las entrañas de Fuerte Bolton, intrigas, torturas, amenazas, problemas con nobles vecinos, invitados y más intrigas cubren los pasillos de la fría fortaleza. Todos aprecian la época de cambio, y ninguno sabe en quien puede confiar realmente.

Desde fuera todo parece haber calmado, la caravana de Howan Celweth se encamina rumbo a Fuerte Bolton con prisioneros y con la intención de mostrar sus respetos a su señor, y al príncipe a su llegada. Los caminos aunque fuertemente vigilados y transitados por hombres de Bolton reflejan paz y para el pueblo una necesitada tranquilidad que aún no se conoce con Lord Robert Bolton.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://khalen.foroes.org
Klins-DnD
Archi-Némesis de nvl 100
avatar

Cantidad de envíos : 248
Fecha de inscripción : 17/02/2009

MensajeTema: Re: Reino de Kanderlen: La Casa Bolton   4/11/2009, 16:45

La fuga de fuerte Bolton: Luces y sombras.

Caía la noche con rapidez, aquella mañana la recepción en los patios de la gran fortaleza de piedra presentaba un aspecto vivo y cordial. Lord Howan Celweth y su comitiva acababan de llegar aquella mañana, trayendo consigo sus respetos y dos prisioneros en señal de lealtad para su señor. Consigo, además, dos de los hombres de confianza de Lord Robert Bolton acompañaban a la comitiva con noticias nada buenas de su búsqueda, búsqueda que días antes había finalizado con éxito el Lord Comandante de las fuerzas Khalenas del sur.

Los preparativos de aquel banquete estaban ya todos dispuestos. La enorme sala, iluminada por numerosas lámparas de araña y candiles colgados de las paredes refulgía entre la luz anaranjada del fuego y argéntea de las estrellas que brillaban más allá de los ventanales de la zona alta. El silencio dio paso al bullicio. Aquella noche, además de los invitados habituales los hombres de Lord Celweth compartían el nivel inferior con los hombres de los Bolton y los invitados de los Sardell, la comida y las jarras de vino danzaron por pares tanto en la mesa superior como en la inferior y a su término, cada cual había optado por distintos caminos. Lord Bolton, acompañado de su guardaespaldas Gralg y un caballero bajo las órdenes de Jerquit regresaba a sus dependencias después de una noche amena. Thálamar había abandonado pronto el banquete, decidido a dar de cenar a Dror, su fiel huargo antes de regresar a su habitación, y Nimrod, disfrutaba en la posada del fuerte de su última pinta de espumosa cerveza, sabiendo que pronto la noche tocaría a su fin con el toque de queda instaurado por su señor.

El castillo estaba en silencio tras las horas previas de júbilo y tranquilidad, un silencio antinatural que reinaba en los pasillos de la fortaleza, no se escuchaba al servicio recogiendo en las cocinas, ni a las doncellas discutir o reír con los hebrios invitados. Apenas las pisadas de las patrullas que aunque abundantes, caminaban dispersas. Nimrod a su regreso encontró las cocinas vacias, Thálamar, siempre cauto caminó por los pasillos ante la amenaza de asesinato, y ni un alma encontró en los almacenes, y Robert, Lord Robert Bolton, en su cuarto advirtió más presencia que la suya y la de Gralg, y, a tiempo, evitó el puñal que debió ser para él, cuando al salir de su habitación apresurado, este se alojó en la garganta de su escudo humano. Se dieron las alarmas, el acero se sobrepuso a los gritos y Lord Bolton buscó el refugio de sus espadas. Thálamar instigó a los guardias para prevenir de los presos, y quedándose solo en su propuesta corrió a liberar a su huargo, él aún maltrecho por las heridas de la búsqueda. Nimrod corrió, como no había corrido en mucho tiempo, acarició el terciopelo de la empuñadura y salió como alma que lleva el diablo en busca de su señor y en el caos, una figura solitaria se hizo presente en los muros, guiado por las alarmas, el deber y la curiosidad.

Sangre y acero, luces y sombras en una fría noche. La sombría figura amenazaba con cada grito su avance, Lord Bolton era incapaz de imaginar si a golpe de acero o con viles engaños, pero iba tras él, él era su presa. En el camino se cruzó con Nimrod, y este último más aliviado, guió a su señor camino de la armería. Y, a su paso, la extraña presencia, el aguerrido khaleno, un guardabosques del territorio, arco en mano, y bastarda en la espalda, bastó un aviso y detuvo a un falso guardia que les seguía para que el acero de Nimrod segara la ya mermada vitalidad.

En las profundidades, en las mazmorras, una vez acompañado por su huargo unicamente se adentró para encontrarlas vacías. Tan solo aquel bravo guerrero khaleno que una vez le hizo frente en el pasado seguía en su celda, y bastó su aviso para prevenir un fugaz ataque del enorme Ghisí, que escondido esperaba. Todo fue muy rápido, voló una daga, se abalanzó el huargo, saboréo la sangre y después el polvo de un brutal puñetazo que abatió a la bestia, advirtiendo de quien lo era realmente en esas mazmorras y después... ira. Dos sablazos, cayeron vísceras y crujió el enorme cráneo y fatigado por el esfuerzo, Thálamar descansó sobre su huargo, intentando que despertara. Sentía aquella sensación que le embriagaba cuando veía a alguien perder los papeles por las dulces o amargas bebidas, aunque era diferente, esta vez, él había perdido el control, y fue necesario.

Sonó el cuero sobre el cuero y el metal chocar al apretar la última cincha de la armadura en Lord Robert, y, en ese preciso instante el extraño guardabosques, quien custodiaba la puerta emergió para disparar una flecha con precisión, un quejido una sombra cruzar por la puerta golpeando y pasando de largo fue lo que desde dentro, Nimrod y Robert vieron. El primero ya estaba casi fuera cuando la voz de Robert se alzó por el jaleo existente en los pasillos: "¡Eh! ¡Es a mi a quien buscas!". El señor guerrero salió tras su guardaespaldas quien oscilaba su mandoble amenazante y no dudó en arrojarse al ver como la figura se detuvo, tras él, cuatro guardias que iban siguiéndole continuaron su carrera. Siguió una brutal acometida del enorme y bravo guerrero, quien con un hábil engaño empotró a la negra figura de una fuerte patada contra la pared. Lo que vino después fue un recital de metal, choques deslizamientos, esquivas fintas y una concatenación de movimientos. Tranquilo como las aguas en calma, el encapuchado detuvo las acometidas de los guardias, el señor, el guardabosques y el guardaespaldas, rápido cual serpiente abatió a los menos capaces y se deshizo del molesto arco del guardabosques y fiero como un lobo asestó brutales golpes a los restantes, haciendo gala de una gran pericia y maestría. Cuando se vió rodeado por un guardia a su espaldas y Nimrod, Robert y el guardabosques, al frente hizo un par de movimientos sutiles que despistaron a todos, salvo al atento señor. Con la corta segó la vida del guardia que cubría su retirada y lanzando un brutal golpe que ya había previsto el señor partió su escudo y contra su sorpresa atravesó su armadura hundiéndole tras la acometida, y con la misma, Robert asestó un golpe ascendente que hizo que el encapuchado retrocediera e intentara huir. Con más valor que fortuna detuvo la acometida el guardabosques con un golpe, quien optó por mantener la distancia y el sombrío asesino dirigió un letal golpe que alcanzó todo su rostro y lo dejó tumbado. Aquel tiempo, ante la atónita mirada de Nimrod, y el casi desvanecido señor, dio un paso atrás y negando todo miedo y haciendo acopio de determinación, hundió su espada corta en su garganta en un último gesto de huida al verse demasiado débil para huir.

Todo se volvió oscuro, los gritos de Nimrod clamando por la vigilia de su señor fueron lo último que se escucharon en esos pasillos, ahora, bañados en sangre de aquella noche.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://khalen.foroes.org
Klins-DnD
Archi-Némesis de nvl 100
avatar

Cantidad de envíos : 248
Fecha de inscripción : 17/02/2009

MensajeTema: Re: Reino de Kanderlen: La Casa Bolton   6/11/2009, 11:48

Habitantes de la fortaleza:

Lady Laria y sus tres hijas.
Lord Robert Bolton (Señor+heredero).
Agloval Bolton (Heredero, recién nacido de Laria).
Aldon (Maestre de la servidumbre, la guerra y las hijas).
Lucas (Maestre Amo de los cuervos, y consejero del señor)
Raybard (Maestro de armas de la casa, capitán de todas las guardias).
Balthier (Consejero de la moneda y comerciante).
Nimrod Picotrueno (Guardaespaldas y espada juramentada de Lord Robert).
Thálamar (Guía personal y espada juramentada de Lord Robert).
Urghar (Salvaje al servicio de Lord Robert)

Guarnición de fuerte Bolton:

50 soldados haciendo patrullas (Por turnos de manera permanente).
150 soldados por el territorio cercano y la fortaleza adicionales.
Alrededor de 300 milicianos por los pueblos a menos de 1 día y de el pueblo torno a fuerte Bolton



Invitados en fuerte Bolton:


Nolan Sardell (Hijo mayor y heredero de la casa Sardell).
Ser Jerquit (Caballero de uno de los reinos Khalenos del sur, el Clan Kairan).
Lord Howan Celweth (Banderizo y señor de la casa Celweth, el guardian de la costa).
Lord Zalend Khalkan (Banderizo y señor de la casa Khalkan, el guardian de los bosques y las colinas del norte)
Lord Jelim Afoldan (Banderizo y señor de la casa Afoldan, el guardian de la costa norte).
Lord Linamar Ashton (Banderizo y señor de la casa Ashton, el guardian de la costa sur).
Udier tres dedos (Cuervo y explorador de la guardia de la noche, acudiendo a la petición de Lord Robert Bolton.)
Jarol (Poeta, trovador y recolector de leyendas) (Sus historias gustaron más en las pruebas).
Martin (Viajero errante, cuentacuentos y bailarín) (Su puesta en escena captó más la atención del público).

Actualmente en la fortaleza solo queda un mindundinton (Noble sin tierras ni posesiones, solo título)


Allegados a los invitados:

19 soldados de los Sardell.
15 soldados de los Celweth.
50 soldados de los Khalkan.
42 soldados de los Afoldan.
20 soldados de los Ashton.
27 caballeros khalenos del sur.
2 cuervos (Guardia de la noche)
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://khalen.foroes.org
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Reino de Kanderlen: La Casa Bolton   

Volver arriba Ir abajo
 
Reino de Kanderlen: La Casa Bolton
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Rino, reino de las Piedras .
» [Descarga] Casa hecha por mi 5
» Espectacular prototipo de casa anti-tornados
» JàrnFòlk (Un reino desconocido)
» Alemania podría demandar al Reino Unido por espionaje

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Sahamferast :: Partidas activas :: D&D: Juego de tronos. El imperio de la Luz-
Cambiar a: